Como conducir en nieve y hielo

Como conducir en nieve y hielo

1743573_827357003992074_5320353244011611107_n

Con las nevadas tan abundantes que hemos tenido en varias zonas de la peninsula, desde RACE Y CADENA SER proponen una serie de consejos para los desplazamientos bajo las condiciones adversas que puedan darse. El riesgo de perder el control del vehí­culo es muy alto; aunque este comenzando a nevar, debido a las temperaturas es muy fácil que en la carretera aparezca una imperceptible capa de hielo.

¿Como conducir en nieve y hielo?

El hielo y la nieve provocan una pérdida de adherencia de los neumáticos, lo que conlleva dificultades en el control de dirección del vehí­culo y una respuesta de los frenos ante cualquier situación imprevista. Por ello es importante que tenga en cuenta esta serie de consejos antes de iniciar su viaje:

Antes de salir, revisar

Es importante preparar el vehí­culo para las exigencias de la climatologí­a invernal prestando especial atención al estado del dibujo del neumático, lí­quido anticongelante, frenos, dirección, baterí­a, escobillas y carburante de sobra. Pero tampoco tenemos que olvidarnos de llevar siempre en el maletero los triángulos de emergencia, guantes, chalecos reflectantes, una manta, la rasquetapara quitar el hielo y sobretodo, las cadenas para las ruedas.

Y antes de comenzar el viaje, debemos de revisa la ruta o marcar el destino en el GPS para no distraerte al volante, consulta el estado del tráfico y la previsión del tiempo.

Usar sistemas antideslizantes

GADGETS PARA LA NIEVE

Cambio de Vehí­culo. Continuando lo que decí­amos anteriormente, podemos tener un coche con tracción total o integral, para los dí­as que vamos a esquiar, aunque ello es del todo innecesario y antieconómico. Podemos adquirir un vehí­culo con tracción a las cuatro ruedas e incluso con reductora, pero todo ello no nos servirá de gran cosa sin el neumático adecuado.

Un todo-terreno con neumáticos de carretera o verano, no nos servirá de nada. Aquí­ tenemos tema para un nuevo reportaje  (quizás el próximo año) puesto que hay pruebas realizadas sobre la nieve y con distintos neumáticos de estos vehí­culos, puesto que a parte de neumáticos puros de nieve, estos vehí­culos en ocasiones van equipados con neumáticos mixtos, verano-invierno,  o ruedas of-road, que también se ha demostrado tienen un aguante “aceptable.

Esta claro que lo mejor es tracción a las cuatro ruedas y neumáticos de nieve, no cabe duda.

Cadenas de nieve liquidas o en spray. Este serí­a el método más económico, pero el menos fiable. En primer lugar por que los propios fabricantes nos indican ya que sólo sirven para sacarnos de un apuro puntual. Se aplican en el neumático (ruedas motrices), se dejan actuar unos minutos y ya podemos circular. Mientras el lí­quido aplicado se mantiene en el neumático funcionan correctamente pero a los escasos kilómetros dicho producto desaparece de las ruedas y volvemos al inicio. Por lo tanto es una solución barata pero que sólo nos puede sacar de un apuro puntual.

cadenas textiles autoequip.com

Unas cadenas textiles son rápidas de colocar. Crédito imagen: Eutoequip.com

Cadenas de tela.  Este tipo de cadenas son relativamente nuevas. Se colocan en las ruedas motrices, se puede circular con cierta normalidad a baja velocidad no más de 50Km/h. Ocupan poco espacio, son fáciles de colocar y quitar,  la rodadura es constante, sin el traqueteo tí­pico de las cadenas de eslabones en caso de poca nieve.

En contra tienen que hay que ir con cuidado y no circular cuando ya no hay nieve, al ser de tela podemos dañar fácilmente la tela y llegar a romperse. Una vez usadas hay que tener la precaución de lavarlas, para quitarles la suciedad y la sal que hayan cogido mientras rodaban.

Debemos usar la talla exacta ya que no permiten holguras o tensores. Son menos seguras que las convencionales y menos duraderas.

Cadenas Fijas o Skiper Spider.  Las más conocidas son las Spikes Spider, pero existen otras marcas con sistemas similares como la marca Thule ( K-Summit) u otras marcas. Se trata de unas cadenas de fácil montaje, que precisan de un previo montaje de una base en las ruedas que quedará fijo, y cuando las precisemos colocaremos la cadena montada en una estructura (araña) que se ajusta a la base con un simple clic de ahí­ su facilidad.

Tienen la gran ventaja de su montaje. Su desventaja es doble, por un lado el precio, la base la podemos utilizar para varios neumáticos, puesto que llevan accesorios (tornillos-alargos) para adaptarlo a cualquier llanta, pero la parte que esta en contacto con el neumático varia en función del radio del neumático. Una gran desventaja es el lugar que ocupan, ya que la parte de la araña que es fija ocupa un espacio que en coches con un maletero no muy grande es un gran handicap. Al igual que el resto de cadenas no se debe de circular por encima de los 50Km/h.

Cadenas  Metálicas.  Son las de toda la vida, aunque ha existido alguna variación, actualmente la mayorí­a son de eslabones de cadena (existen unas con la parte exterior rí­gida en forma de neumático para facilitar su colocación),  con una parte interior fija, y por la parte exterior se tensan y fijan. ¡Montadas siempre en las ruedas motrices!

Se deberí­a practicar a colocarlas en seco, para cuando tengamos que usarlas sepamos como hacerlo. Una vez colocadas, hay que avanzar unos metros para acabar de tensarlas. Ofrecen la máxima seguridad y son muy duraderas. Una vez utilizadas es recomendable, hacerles una limpieza con agua para sacarles la suciedad y la sal, y dejarlas secar para evitar que se oxiden. Al poderse tensar nos permiten cierta holgura dentro de un margen razonable.

En hielo nos ofrecen una mejor sujeción que las de tela. Se debe de circular con precaución y al igual que las de tela evitar superar los 50 km/h. Hay que tensarlas bien ya que un mal tensado o dejar alguna parte libre, al rodar puede dañar el neumático, la plancha o elementos mecánicos.

La parte negativa es el montaje, pero con práctica y ayudados de unos guantes nos darán una seguridad que no ofrece otro tipo de cadenas.

El sistema más común a la hora de circular en una zona de nieve o hielo es la cadena del coche. Una forma fácil de y eficaz de prevenir cualquier riesgo cuando nieva o hiela. Mediante un ví­deo se muestra una buena técnica de colocarlas en el vehí­culo:

Pero también existen otros sistemas antideslizantes alternativos a las cadenas clásicas como son la cadena lí­quida, que se basa en un spray que forma una pelí­cula adherente en la banda de rodadura del neumático. El método es sencillo pero el nivel de seguridad es muy bajo con lo que siguen siendo preferibles las cadenas metálicas.

Las cadenas textiles, relativamente modernas, destacan por su facilidad de montaje y desmontaje así­ como por su precio. Se aconseja no superar los lí­mites de velocidad fijados por el fabricante para asegurar la calidad y fiabilidad de las cadenas.

Y las cadenas semiautomáticas, recomendadas para zonas habitualmente nevadas, tienen un coste superior al resto de métodos y requieren preinstalación y anclaje a la llanta del vehí­culo en un taller. Destacan por su fiabilidad y por poderse usar de continuo durante todo el invierno.

En ruta, pendiente a la carretera

Es necesario mantener siempre la distancia de seguridad, en caso de lluvia, niebla, hielo o nieve; para prever situaciones de peligro con tiempo suficiente e indicar la situación al resto de los conductores.

Y en el caso de que haya nieve o hielo, deberás de colocar las cadenasen los neumáticos del vehí­culo, vigilar las pendientes y las posibles irregularidades del terreno “prestando atención a la altura de los bajos del coche- y circular por las roderas dejadas por otros vehí­culos, lo que te asegura un plus de adhesión a la carretera.

No inicies un viaje tras la jornada laboral, ni conduzcas de forma continuada durante mucho tiempo. Además, de descansar frecuentemente e hidrátarte, ya que la conducción invernal aumenta la fatiga y reduce tu capacidad de conducción.

A la hora de aparcar, ¡cuidado!

Una vez que llegues a tu destino, el riesgo no ha concluido. Si aparcas en una zona con riesgo de heladas, hay que tener mucho cuidado con la congelación de las pastillas de freno. Así­ como tener en cuenta otros puntos tales como levantar los limpiaparabrisas, ya que el peso de la nieve puede romper los ejes.

Si no puedes proseguir la marcha…

Si te ves inmovilizado por una nevada, deja ví­a libre a las quitanieves, apaga el motor y no abandones el vehí­culo si no hay un refugio cerca. Además, es muy importante que tengas siempre combustible suficiente para usar la calefacción en caso de emergencia. Y, a continuación,llamar a los servicios de emergencia indicando nuestra posición.